Cómo colocar correctamente un preservativo

Con tan solo tres sencillos pasos colocarás el preservativo de forma correcta y todo irá sobre ruedas.

Tener relaciones sexuales es algo completamente normal y natural que, sin embargo, suele requerir de un tiempo previo de preparación y documentación. Y es que, una vez que te has decidido a dar el paso, lo siguiente es ser conscientes de las responsabilidades que conlleva. Una de ellas y, probablemente la fundamental sea la de hacer uso del preservativo. Hoy día es el método más eficaz para prevenir enfermedades de transmisión sexual (ETS) , así como embarazos no deseados y otro tipo de consecuencias derivadas de una práctica irresponsable del sexo.

Lo cierto es que el uso del condón por primera vez es una de las principales preocupaciones para aquellos que no gozan de cierta experiencia. Si ese es tu caso, no te preocupes porque en este artículo te presentamos todos los pasos que debes seguir de la manera más clara y sencilla posible para que esto no suponga ningún problema en un día tan esperado. En este sentido, hay quienes previamente practican en su casa con objetos similares para que, llegado el día, resulte más simple y todo vaya sobre ruedas.

TAN SOLO TRES SENCILLOS PASOS

Lo más importante y primordial al respecto es que cuentes con un preservativo de calidad y que esté avalado por los correspondientes organismos e instituciones. Lo más recomendable es que acudas a una farmacia y, aunque quizás te dé un poco de corte, debes saber que son profesionales y que están más que acostumbrados. De manera que, allí te aconsejarán acerca de cuál es el más adecuado, además de que resolverán cualquier duda que se te pase por la cabeza. Ahora bien, los pasos que debes seguir para colocarlo son:

1. Una vez que lo tienes, lo más importante es que lo abras con cuidado y te asegures de que cuando lo coges está en el sentido correcto. Para comprobarlo, puedes sacarlo o desenrollarlo un poco observando que su borde quede hacia fuera, pero ¡cuidado! no abras el condón del todo para evitar problemas a la hora de colocarlo adecuadamente.

2. Cuando ya te hayas asegurado de ello, colócalo en la punta del pene y desenróllalo hasta llegar al final. En este sentido, quizás podrías recurrir al lubricante para permitir así que se deslice mejor y evitar cualquier tipo de dificultad o complicación. De hecho, médicos y otros expertos recomiendan utilizarlo porque de lo contrario aumentarían las posibilidades de que el condón se rompa durante las relaciones sexuales.

3. Ahora bien, una vez hayáis terminado y con el pene todavía erecto, tira del borde del condón y retíralo completamente ¡con mucho cuidado! Es decir, hazlo alejado de tu pareja ya que de lo contrario podrías derramar sin querer algo de semen. Por lo tanto, cuando ya hayas cumplido con este paso tíralo directamente a la basura o envuélvelo primero en un pañuelo, pues siempre será algo más higiénico y así te asegurarás eliminar cualquier tipo de rastro. Ahora bien, nunca lo hagas por el inodoro, puesto que podrías llegar a atascar las tuberías.

TOMA NOTA DE LOS ERRORES

Ya has visto que, aunque no tiene mucha complicación, debes, no solo seguir adecuadamente los pasos marcados, sino también permanecer cauto. En este sentido, las primeras veces que los utilices durante tus relaciones sexuales, pon los cinco sentidos, pues así evitarás el mínimo susto. Y es que, a pesar de la cantidad de información que existe, como la que te hemos detallado en líneas anteriores, aún son muchos los que cometen numerosos errores a la hora de utilizar un preservativo.

El primero de ellos se da a la hora de sacarlo de su envoltorio, pues hay quienes lo intentan rasgar con los dientes o lo punzan involuntariamente con las propias uñas, anillos u otros accesorios aumentando así las posibilidades de que se rompa y, por lo tanto de ineficacia durante las relaciones sexuales. Al respecto, comprueba siempre la fecha de caducidad, ya que no todo el mundo la suele tener en cuenta, así como la presencia de cualquier fisura o rasguño que, de haberla, haría de ese condón uno inutilizable.

Por otro lado, ya lo hemos advertido antes, pero nunca lo desenrolles fuera del pene, pues esto también aumenta las posibilidades de fisuras y rupturas o, lo que es aún más importante, póntelo siempre a tiempo. Y es que, como hemos explicado, un temprano embarazo no es el único peligro derivado de no hacer uso del preservativo, sino que no debes olvidarte de las ETS. Para ello es fundamental que lo uses desde la primera penetración y no esperar hasta el último momento durante vuestras relaciones sexuales. Por último, nunca lo reutilices. Tanto si lo has usado correctamente como si no te has dado cuenta y lo has utilizado, por ejemplo, del revés, sobre todo no le des la vuelta. En este sentido, debes coger uno nuevo y repetir el proceso que arriba te hemos descrito en tres sencillos pasos.

FUENTE: www.bekiapareja.es

MÁS INFORMACIÓN: http://kolokon.com/sexo/preservativos/