sexo, drogas y Rock & roll

¿COLGADOS/AS? DE:

LAS NUEVAS TECNOLOG͍AS SON BUENAS SI SE LES DA UN USO ADECUADO

Te dan la posibilidad de aprender, fomentar tu creatividad y comunicarte.

PERO CON RED (INTERNET)…

Ten cuidado si…

Cada vez necesitas más tiempo de conexión para sentirte bien.

Disminuye el tiempo que dedicas a otras tareas.

Te conectas más veces o por más tiempo de lo que inicialmente habí­as pensado.

Cuando no estás conectad@ te sientes inquiet@, malhumorad@, deprimid@, irritable…, y piensas constantemente en lo que estará sucediendo en Internet. Te sientes preocupad@ por Internet, piensas en la última conexión o anticipas la próxima.

No encuentras el momento de interrumpir la conexión a Internet.

Das más importancia al lugar donde chateas que a tus amistades reales.

Compruebas compulsivamente tu correo electrónico.

Pasas innumerables horas en juegos online.

Continúas usando Internet a pesar de que te ha creado problemas: duermes menos tiempo, llegas tarde por las mañanas, no haces tus deberes, has perdido amig@s…

Has mentido a tu familia, amig@s u otros, para ocultar el uso exagerado que haces de Internet.

Usas Internet para evadirte de los problemas.

Tienes fantasí­as o sueñas con temas relacionados con Internet.

Realizas repetidamente movimientos de tecleo voluntaria o involuntariamente.

videojuegos

Algunos consejillos

Marca unos tiempos lí­mites. Pon una alarma en una o 2 horas para que te indique cuando debes dejar el ordenador.

Cambia tus hábitos en cuanto a horarios. Si la conexión empieza después de la cena y se prolonga durante la noche, no toques el ordenador después de cenar.

Instala un software para restringir el acceso a las páginas web que visitas compulsivamente y entrega las contraseñas para desbloquear las restricciones a alguien de tu confianza.

Haz una lista de cosas que puedes hacer en lugar de estar sentad@ frente a la pantalla y ponlo al lado del monitor.

Pon el ordenador en un sitio muy transitado de la casa, con otras personas cerca será menos probable que hagas un uso excesivo de él.

No mantengas encendido el ordenador, si no tienes intención de usarlo.

“A PANTALLAZOS”

Los videojuegos en sí­ mismos no suponen ninguna amenaza, lo es el uso que se hace de ellos.

Uno de los primeros videojuegos era conocido como”come cocos”.

Tres niveles de uso:

Aceptable. Juegas de vez en cuando, con control.

De riesgo. Juegas todos los dí­as, pero ya surgen algunos problemas y mentiras. Has abandonado otras actividades. Empiezas a perder el control de cuándo y cuánto juegas.

Patológico. Todo tu pensamiento y toda tu vida se centra en los videojuegos. Te estás aislando, y has perdido interés hacia todo lo demás.

Se enciende la luz de alarma si…

Es una actividad que ocupa demasiado tiempo en tu vida, y continúas realizándola aunque te lleve a consecuencias negativas.

Te quedas absorto al jugar, sin atender cuando te llaman.

Sientes demasiada tensión e incluso aprietas las mandí­bulas mientras juegas.

No apartas la vista de la pantalla.

Eres incapaz de respetar los horarios establecidos.

Has perdido interés por otras actividades que antes practicabas.

No duermes lo suficiente.

Te has distanciado de tus amig@s y/o tu familia.

Tienes problemas con los estudios.

Sientes más agresividad.

Consejos

Antes de jugar decide durante cuánto tiempo lo vas a hacer.

Descansa un rato cada hora.

Utiliza videojuegos adecuados para tu edad.

Si el problema te supera, pide ayuda.

¡OJO! ESTE TIPO DE ADICCIONES SE DA PRINCIPALMENTE EN NIÑ@S O JÓVENES, LO QUE LES PREDISPONE A ESTADOS DE DEPENDENCIA CUANDO ESTÁN EN PROCESOS DE DESARROLLO PERSONAL Y PSICOLÓGICO.

DE LAS “REDES SOCIALES”

Ocurre que cada vez la gente pasa más tiempo (haciendo como que ) se relacionan en Internet ( Messenger, facebook, blog…).

Esto que puede estar muy bien para seguir en contacto con gente que no vemos, no debe alejarnos de una sonrisa, una caricia, una mirada, unas palabras, un cuerpo a cuerpo. Lo uno no debe sustituir  a lo otro, cada cosa en su sitio y en su momento.

Seguimos, hay gente que por esas redes hace correr información, rumores y putadas.

Como no tienes a la otra persona delante, puede no importarte decir algo que no le dirí­as a la cara. O haces correr un secreto  una”historia exagerada” o “falsa” para llamar la atención de alguien y te acabas liando o metiendo a gente en problemas.

Pero qué curioso, que a veces en vez de resolver los malos rollos como empezaron, en la red, se resuelven en la calle, en el instituto, con broncas, peleas… (bulling).

En Internet, todo circula muy rápido, a veces escribimos cosas que no esperamos que lleguen a alguien, pero llegan y nos podemos meter en historias desagradables, o liar a alguien.

Cuidado:

Con lo que escribes.

A quien lo enví­as.

No digas cosas a alguien que no se lo dirí­as a la cara.

No prometas o comprometas nada a alguien que no conozcas.

Evita chatear, “hablar” o quedar con personas a quien no ves o no conoces, que hay mucho virus sin cortafuegos suelto por la red.

No pongas en tu facebook, tuenti,… fotos que no quieras que vea todo el mundo, una vez que están colgadas en Internet pierdes los derechos sobre esa imagen.

No quedes con tu cuadrilla a través de Internet, cualquiera puede ver a qué hora has quedado y en qué sitio, y os podéis meter en lí­os sin quererlo.

acoso

¿TU VIDA ES MÓVIL?

Preocúpate si…:

Estás nervios@ o sientes angustia si tu móvil no está cerca.

Siempre tienes el móvil cerca y encendido, sin una causa que lo justifique.

“Vigilas” el móvil de forma continuada, estás todo el tiempo pendiente de él.

Duermes con él, a la espera de toques o mensajes.

Enví­as sms o hablas con otras personas durante el tiempo que deberí­as estar dormid@.

Debido al tiempo que empleas en utilizar el móvil, no puedes realizar otras actividades.

Utiliza el móvil…

De forma responsable y cuando sea realmente necesario, el problema empieza cuando se abusa.

Si te ves reflejado en las situaciones antes descritas, elimina el móvil de tu vida y después de unos dí­as vete incorporándolo poco a poco.

Utiliza un móvil de prepago en vez de uno de contrato, así­ controlarás mejor el gasto.

Si ves que no lo puedes solucionar tú sól@, acude a un profesional.