• es
  • eu
sexo, drogas y Rock & roll

[vc_row][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]

ENLOQUECID@S POR EL SEXO…

El concepto hipersexualidad o adicción al sexo ha sustituído a los conceptos de “ninfomanía” (mujeres) y “satiriasis” (hombres).

Es la necesidad incontrolable por el sexo de todo tipo: relaciones sexuales, masturbación, productos pornográficos, líneas eróticas… Una vez obtenido el placer sexual, surgen sentimientos de culpa, malestar, vergüenza, dolor y odio hacia sí mism@.

Comienza a ser compulsivo cuando interfiere negativamente en otros aspectos de la vida: pérdida de relaciones, problemas en el trabajo (falta de rendimiento), problemas económicos, falta de interés por todo lo que no tenga que ver con lo sexual y sentimientos de desesperación.

Existen síntomas en los períodos de abstinencia sexual: irritabilidad, ansiedad, náuseas, insomnio, temblores y dolor de cabeza.

No todo el/la que se masturba en exceso o ve muchas películas porno es un adicto. No tiene que ver con la frecuencia, sino con el malestar psicológico que siente la persona ante su falta de autocontrol.

porno

Los expertos dicen que no es una enfermedad, sino un síntoma relacionado con otros problemas psicológicos: soledad, depresión, ansiedad, estrés,…

Afecta tanto a hombres como a mujeres de cualquier edad y condición social, pero es más frecuente en los hombres porque generalmente tienen mayor permisividad social y menos frenos morales.

Es una de las adicciones menos conocidas y visibles porque las personas que lo sufren suelen ocultarlo, sobre todo con las personas conocidas.

Tiene solución a través de un tratamiento, siempre que la persona que lo padece reconozca su problema.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/3″][vc_column_text el_class=”orange lighten-3 z-depth-2″ css=”.vc_custom_1455117774924{padding: 20px !important;}”]

PUEDE QUE SEAS SEXOADICT@ SI…

El impulso sexual te domina.

Tus necesidades sexuales te han llevado a practicar sexo con personas, sitios o situaciones en las que normalmente no te involucrarías.

Normalmente te quieres alejar de tu pareja sexual después de haber practicado sexo y sientes remordimiento, vergüenza o culpabilidad.

Tus conductas sexuales tienen consecuencias negativas en tu vida: en el trabajo, con tus amig@s, con tu familia…

No te importan esas consecuencias hasta que has “desahogado” tu impulso.

Piensas que es la última vez que lo haces, y después lo podrás controlar, pero realmente no puedes.

Te resulta difícil mantener una relación de pareja debido a tus necesidades sexuales.

Mantienes una “doble vida”, mientes sobre tus actividades sexuales.

Tienes la sensación de que estás fuera de control y de que si sigues por ese camino, tendrás graves consecuencias.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]