sexo, drogas y Rock & roll

“JUGARSE LOS CUARTOS”
(El juego compulsivo)

juegoBingos, casinos, máquinas tragaperras, loterías, apuestas… son algunos de los escenarios donde se pueden desarrollar la práctica del juego compulsivo, un juego sin medida.

Ninguno de estos escenarios te hará ric@, si no, no habría negocio.

Adicción a jugar aún sabiendo las consecuencias negativas que acarrea, cuando se gasta sin medida, sin control; un dinero que no se tiene para ese fin o que nunca se recupera.

Con el tiempo aumenta la inversión de tiempo, energía y dinero en las actividades de juego.

La persona depende del juego para enfrentarse al día a día.

Problemas económicos, fantasías de ganar mucho dinero, en parte por las deudas acumuladas por el juego. El descontrol y el gasto suponen serios problemas económicos, familiares y con los amigos.

Mucho estrés, ansiedad, frustración, fracaso, traición, son algunos de los sentimientos que desata el juego compulsivo.

La adicción al juego es la más relacionada con los intentos de suicidio.

Existe adicción al juego si frecuentemente…

El juego te da un placer especial e intenso, como una sensación de estar todo el rato “en acción”.

El juego te impide tener una relación normal con tus amig@s o tu familia.

Después de jugar sientes arrepentimiento, culpa o ira.

Mientes a tu familia o amig@s para ocultar la importancia que tiene el juego en tu vida (escondes recibos de apuestas, desvias emails o recibos de juego a la dirección electrónica de tu trabajo o a cualquier otra dirección).

Aumenta la frecuencia y la cantidad de dinero que apuestas o inviertes.

Regresas a jugar inmediatamente después de haber perdido, pensando en recuperar lo perdido.

Pides dinero prestado para jugar o para deudas del juego.

Juegas más tiempo del que inicialmente habías planeado.

Juegas para escapar de los problemas o para aliviar la tensión, la depresión o el aburrimiento.

Tienes dificultad para dormir por culpa del juego.

Continúas jugando aunque estés perdiendo mucho dinero, juegas hasta perder el último céntimo.

No cumples con tus responsabilidades debido al juego.

Juegas para impresionar a tus amigos, fanfarroneas de las ganancias pero no hablas de las pérdidas.

Para jugar utilizas dinero que estaba destinado a otro fin (te gastas todo el sueldo o el dinero de tu familia).

Te deprime y/o preocupa tu conducta hacia el juego, tienes cambios de humor muy bruscos cuando ganas, y peores cuando pierdes.

La adicción al juego con dinero de por medio, tiene muchas cosas en común con la adicción a las drogas.

SI CREES QUE ERES ADICT@ AL JUEGO, PIDE AYUDA A UN PROFESIONAL.