sexo, drogas y Rock & roll

ESA BOCA ES MÍA

La boca y sus elementos –lengua, labios y dientes- son magníficos estimuladores con los cuales podemos regalar y regalarnos maravillosos momentos.

La boca es fuente de estimulaciones eróticas. Por ejemplo:

Mordisquearle al amante los lóbulos, los pezones, los labios o la lengua.

Morderle la espalda, la nuca, los hombros o las nalgas.

Lamerle los genitales, los pechos o los muslos.

Pasear la lengua sin prisa por la piel.

Acariciar dulcemente con los labios cada recoveco de su cuerpo.

Humedecer con saliva cada uno de sus poros.

Chupar, besar, susurrar, piropear cada rincón de su geografía corporal…

kolokon bocas

BESO, VERDAD O CONSECUENCIA.

¿Quién no conoce este juego con sus muchas variaciones?, ¿Cuántos/as atrevidos/as han aprovechado la inocencia del jueguecito para lograr el primer beso del chico o la chica que le erizaba la piel?

Hablemos del significado de los besos:

El primer  beso en la boca es la primera experiencia erótica, que solemos guardar en la memoria. Solemos guardar hasta el recuerdo de su sabor, de su textura. Fue la primera vez, tus labios parecían de papel… cantaba el poeta.

¿Qué hacer con la lengua en el primer beso de tornillo? Te sugerimos no invadir la boca de tu pareja, ni que le atragantes, ni provocarle arcadas. Poco a poco y que se vayan encontrando y se vayan buscando la una a la otra, con delicadeza. No olvidar los labios, ni las erosiones  que puede provocar la barba.

A través del beso se “dicen” cosas y estas cosas pueden significar lo mismo para quien las “dice” y para quien las “escucha”.

Hay una multiplicidad de besos distintos con significados eróticos diferentes dependiendo del contexto, la duración, la zona anatómica, la estrechez de la relación y la invasión corporal del otro o de la otra.

Un beso en la frente, dice cosas distintas de un beso en la mejilla o un beso lanzado al aire con la palma de la mano.

No tienen el mismo contenido, ni significado, la huella del beso en una carta o en un espejo, que la de un beso en el cuello o la de un largo y juguetón beso en el lóbulo de la oreja.

Los besos robados, no confundir con los forzados,  suelen ir acompañados de sorpresa e incertidumbre.

Incluso hay besos que dejan huella en forma de moratones en el cuello que nos delatan.

No comunicamos ni entendemos las mismas cosas de un furtivo beso labial, de un apasionado beso bucal o de un interminable y apretado beso de tornillo con lengua.

Ni puntúa igual un beso en los pechos que en los genitales.

Todos ellos besos, y todos ellos distintos.

En cualquier caso, a través de todos ellos, con los unos más y con los otros menos, vamos escribiendo la historia de nuestros sentimientos y de nuestras sensaciones más íntimas.

Dejamos fuera de la categoría de besos los forzados, con violencia o contra la voluntad del otro/a. Estos no nos interesan ni los consideramos como tal.

QUE SE BESEN, QUE SE BESEN

Jalean l@s invitad@s para dar por concluída la ceremonia.

El beso es una conducta erótica bastante especial. De hecho en nuestra cultura es la conducta erótica por excelencia: la más frecuente, la primera que aprendemos y la primera que suele aparecer en cualquier acto erótico entre dos personas.

Besamos sobre todo porque la experiencia es, grata, satisfactoria, divertida, simpática, estimulante y excitante.

A través del beso no solo sentimos placer sino que transmitimos sentimientos íntimos y sensaciones.

La postura coital a la que damos prioridad suele ser la penetración de frente (“face to face“). Ésto se debe al anhelo humano de contacto visual y bucal, muchas personas “necesitan” (como condición erótica ineludible) el encuentro bucal para la celebración del coito.

A MODO DE AVISO

Aunque  a través de la boca el riesgo de la transmisión de enfermedades peligrosas es menor, conviene recordar que:

No debes intercambiar besos bucales con heridas o llagas en la boca.

Ni debes  ingerir semen, ni fluidos vaginales, ni menstruales.

Llegado el caso puedes utilizar preservativos o láminas de látex como barrera para practicar felaciones o cunnilingus (Ver sección masturbación)