6 cosas que debes saber sobre las ETS

Seguro que has oído hablar sobre ellas pero, ¿sabes que son las ETS?, ¿cómo nos afectan?, ¿qué hacer?. Cuidar de tu salud es esencial, las mujeres estamos expuestas y estar informada es la base de la prevención contra lo que se viene denominando la “peste del siglo XXI”.

1.¿Qué son las ETS?

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son un grupo de afecciones infecciosas cuyo denominador común, es su mecanismo de transmisión, las relaciones sexuales. Te aclaramos que la transmisión de una ETS no se produce exclusivamente a través del coito. Existe un riesgo similar o incluso mayor cuando realizamos actividades como el sexo oral.

2. ¿Cuáles son las ETS más comunes?

Actualmente, las ETS más habituales son tres, por este orden:

  • Verrugas genitales por el Virus del Papiloma Humano (VPH)
  • Uretritis (gonorrea/clamidia)
  • Sífilis
  • ¿Cómo te quedas? Sí, la sífilis no se extinguió en la Edad Media, hoy en día sigue con nosotras. Toma nota del siguiente punto…
3. ¿Cuáles son su síntomas?

VPH: La mayor parte de las población adulta es portadora del VPH. La cuestión es que, en la mayoría de los portadores, el VPH no produce sintomatología alguna. Sin embargo, en otros casos puede dar lugar a verrugas en la zona genital y del pubis, que a veces degeneran en procesos malignos.

El cáncer del cuello del útero es el segundo tipo de cáncer más frecuente en las mujeres, y causa cada año 500.000 casos nuevos y 250.000 defunciones según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

URETRITIS: Dos son los microorganismos que fundamentalmente provocan las uretritis. El gonococo responsable de la uretritis gonocócica o gonorrea, que se caracteriza por la emisión de pus a través de la uretra así como por el escozor genital y, por otro lado, la clamidia, que puede producir síntomas genitourinarios (como la secreción de mucho líquido transparente en el caso de los hombres) y, si no se trata a tiempo, puede extenderse y afectar otros órganos como los ojos o los ganglios linfáticos. Entre un 10% y un 40% de las mujeres con clamidiasis no tratada desarrollan una enfermedad inflamatoria pélvica sintomática.

SÍFILIS: Ocasiona lesiones genitales (chancros) en las fases más tempranas de la enfermedad que incluso pueden pasar desapercibidas. Después, los síntomas desaparecen para rebrotar más adelante de otras maneras. Si no se inicia un tratamiento de forma precoz, la enfermedad progresa y puede llegar a atacar al sistema nervioso, donde puede dejar diversos tipos de secuelas.

Es importante mencionar que todas estas enfermedades están asociadas al VIH. Por eso, si una persona padece una de estas enfermedades, tiene mayor riesgo de haber contraído VIH.

4. ¿Qué hacer si se detectan posibles síntomas?

Olvídate del pudor, vergüenza, tabúes y asociados, aquí lo que importa es tu salud como mujer. El primer paso, visita a tu médico urgentemente y cuéntale todo.

En muchas de nuestras ciudades existen centros de salud públicos especializados en el tratamiento de ETS que ofrecen rapidez, seguridad, anonimato e incluso apoyo psicológico.

La mayoría de las ETS pueden curarse, normalmente con antibióticos excepto el VIH. NO lo dejes pasar por tu salud, ya que podrías empeorar y, porque podrías estar transmitiendo la enfermedad a tu pareja o a tus parejas sexuales.

5. ¿Cómo puedes prevenirlas?

Dentro de los métodos utilizados para prevenir las enfermedades de transmisión sexual, los únicos que han demostrado ser eficaces son los métodos de barrera, como el PRESERVATIVO.

Visitar a tu ginecólogo periódicamente y mantener una higiene íntima adecuada es un plus en la prevención.

6. ¿Verrugas genitales? Y ahora, ¿qué haces?

Una vez más, tienes que acudir a tu médico. Tras una valoración médica tendrás que realizar un tratamiento que, por lo general, suele ser aplicar una pomada o crema que eliminará las verrugas genitales. En algunos casos también se realizan sesiones de crioterapia o cauterización. Recuerda que siguiendo el tratamiento y las pautas indicadas por tu ginecólogo notarás mejoría en un periodo corto de tiempo. Desconfía de los remedios naturales que se ofertan en foros y webs, las ETS son una cuestión muy seria.

 

Ahora ya sabes mucho más de las ETS que al principio del post. Nosotras podemos poner freno a la transmisión de las ETS teniendo en cuenta estos 6 puntos.

FUENTE: www.elmundo.es

¿Quieres dejar un comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *